| | | | |  
  [ Enlarge Image ]  
 
 
<< Back 
Posted: 2005/08/04 by: Gustavo Mata. crecimiento_cristiano.
Hay una frase que Jesús sentencia que me hace estremecer “a cualquiera que haga tropezar a alguno de estos pequeños que creen en mi, mejor les fuera que se le atasen una piedra de molino al cuello y que se le arrojare al mar” (Marcos 9:42).

 ¿Qué significa esto?, pues bien en el pasaje de referencia, Jesús se refería literalmente a los niños a quienes inicialmente los discípulos no habían permitido acercarse a Jesús hasta que el Señor dijo “dejad que los niños vengan a mi y no se los impidas porque de los tales es el reino de Dios” (Marcos 10:42), sin embargo esta sentencia también aplica para quienes hagan tropezar a los niños en Cristo, es decir para todos aquellos que aun siendo jóvenes o adultos físicamente, espiritualmente son niños, recordemos que el mismo Jesús le dijo a Nicodemo “te es necesario nacer de nuevo” (Juan 3:7b) y el apóstol Pedro dijo “desea como niño recién nacido la leche espiritual no adulterada (refiriéndose a la Palabra de Dios) para que por ella crezcáis para salvación” (I Pedro 2:2), así que la sentencia de Jesús aplica para todo aquel que haga tropezar a un nuevo creyente. Analicemos esto:

 

Desde que Jesús vino al mundo hace 2000 años, muchas personas han decidido creer en El, hoy día eso sigue sucediendo, personas que no creían en Dios, se vuelven a Dios, y los más, son personas que o bien no conocían de la Palabra de Dios (la Biblia) o bien estaban siguiendo doctrinas erróneas. No olvidemos que la Palabra de Dios está viva (Hebreos 4:12-13), por tanto cuando la estudiamos, el Espíritu Santo nos habla a través de ella de forma tal que a muchos quienes en el pasado creíamos estar en el camino correcto, Dios nos hace ver cual es su voluntad que dista mucho de ser igual a lo que se nos había enseñado, así que habemos quienes decidimos dejar eso atrás y cambiar acorde a la palabra de Dios.

 

Tristemente este evento se da con mucha frecuencia dentro de las diferentes denominaciones Cristianas, no pretendo juzgar o calificar ninguna de ellas, pero hay personas que desde que nacieron se les inculcaron ciertas creencias, así que cuando alguien les habla de la sana doctrina o bien descubren a través de la lectura de la Biblia la verdadera doctrina de Jesucristo, entonces se vive en su mente una lucha interna entre aceptar lo que descubren en la Biblia o bien no hacer caso y seguir como hasta ese momento estaban. Quienes hemos vivido esa experiencia sabemos que hay personas dedicadas y “muy preocupadas” por que no cambiemos, incluso personas que antes jamás nos hablaron de Dios, sin embargo cuando saben que está ocurriendo una transformación en nuestra manera de pensar respecto de la religión, inmediatamente tratan de persuadirnos para no hacer caso de la voz de Dios,  a estas personas Jesús les llama “Piedras de Tropiezo”, y la sentencia es muy dura.

 

Por otro lado, quienes ya conocemos a Cristo y le hemos aceptado, también podemos ser piedra de tropiezo con nuestras actitudes, recordemos que el apóstol Pablo decía que prefería dejar hacer ciertas cosas que podían ser de tropiezo para sus hermanos (I Corintios 10:25-33), el mismo recomienda “bueno es no comer carne, ni beber vino, ni nada en que tu hermano tropiece o se ofenda, o se debilite” (Romanos 14:21) a veces nuestro comportamiento hace que otros tropiecen. Si bien es cierto que los Cristianos debemos tener los ojos puestos en Cristo, también es cierto que los nuevos creyentes aprenden mucho de los hermanos con mas antigüedad en los caminos de Dios, así que cuidemos de no hacer tropezar a nadie, ya que sería muy triste pensar que esa sentencia de Jesús esté dirigida a nosotros, “mejor les fuera que se le  atasen una piedra de molino al cuello y que se le arrojare al mar”.

 

Dios te bendiga

[ Back ]

 
Inicio|Biblia en línea|Estudios Biblicos|Foro Cristiano|Testimonios|Quienes Somos