| | | | |  
  [ Enlarge Image ]  
 
 
<< Back 
Posted: 2005/09/14 by: Cristina Cristia. De Mujer a Mujer.
¿Sabías que orando puedes cambiar el futuro de tu familia completa? Como mujer de Dios es necesario que sepas que tienes una herramienta en tus manos con la oración. Cuando oras con un corazón humillado delante de la Presencia de Dios, El inclina su oído y te escucha atentamente.

Mateo 6: 9 Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. 10 Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra. 11 El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy. 12 Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores. 13 Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal; porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloria,  por todos los siglos. Amén.

Querida hermana:
¿
Sabías que orando puedes cambiar el futuro de tu familia completa? Como mujer de Dios es necesario que sepas que tienes una herramienta en tus manos. Cuando oras con un corazón humillado delante de la Presencia de Dios, El inclina su oído hacia a ti y te escucha atentamente. Piensa, cuando un niño pequeño te habla, ¿te inclinas para escucharlo verdad? Le pones atención, sobre todo cuando ponen esas caritas inocentes y te miran con esa ternura infinita. Se derrama tu corazón cuando un niño te habla, a mi al menos me pasa. Me dan deseos de abrazarlo, de besarlo y de acariciarlo. Son tan frágiles y tan necesitados de ser escuchados. Así sucede con nosotras cuando nos presentamos como una niña delante de nuestro amoroso Padre y le compartimos todas nuestras cosas. Dios no nos pone reglas para orar. Cuando los discípulos le pidieron a Jesucristo que los enseñara a orar, no le preguntaron: enséñanos a predicar, enséñanos a sanar o enséñanos a echar fuera los demonios, le dijeron sencillamente: enséñanos a orar. Los discípulos veían la gracia de Jesucristo cuando El oraba y querían imitarlos. Leemos en Mateo 6: 9-13 la oración del Padre nuestro, tan sencilla y una guía para nosotras. Jesucristo fue el único hijo de Israel que se atrevió a invocar a Dios, como llaman los niños pequeños a sus padres. Abbá que es un balbuceo cariñoso que traducido podría decirse papito o papá. Esa es la forma de acercarse a Dios, con confianza plena que nos escucha y nosotros como niñas podemos con toda libertad decirle papá, papito.

Jesucristo no les dijo antes, debes ponerte en esta o esta otra posición, de rodilla, de cara al piso, con la cabeza o manos levantadas.. Pero sí, con humildad sus palabras salieron de su boca y estoy segura que Su rostro resplandeció y Dios amorosamente, inclinó su oído para escuchar a Su hijo.  La oración no tiene nada que ver con la postura que tengamos cuando nos dirijamos a El. Muchos hermanos se privan de hermosos momentos de comunión porque piensan que deben separar un momento para orar y tener una posición específica. No digo que no sea bueno tener un tiempo y un espacio para Dios ya que El mismo nos los dice en Su Palabra, pero a veces las obligaciones diarias impiden tener esos ratos a solas con Dios. La oración debe ser de corazón y no importa si dura una hora, cinco horas o un minuto. Muchas veces las personas que oran varias horas al día hacen sentir culpable a las personas que oran mucho menos. Pero, no es la cantidad de tiempo que mira Dios, es la sinceridad con que salen esas palabras de nuestros labios.  No debes esperar a tener una crisis familiar para orar, o cuando pase una desgracia para correr ante la Presencia de Dios. ¡Qué triste se debe sentir Dios! Dime que no te causa tristeza cuando tus hijos llegan a tu lado solo por interés, cuanto más Dios que no escatimó ni a su propio hijo por amor a la humanidad. Jesucristo dijo que había que orar sin cesar, eso no significa que vamos a vivir de rodillas orando y separadas del mundo, sino en permanente comunión con nuestro Padre Celestial en el espíritu donde quiera que estemos. Cuando mis hijos me dicen todos los días que me aman, me siento muy dichosa, pero cuando pasan varios días y no me dicen nada, me entristezco, es inevitable. Yo pienso lo mismo debe sucederle a Dios, cuando me demoro en darle mis caricias diarias. Dios necesita de nuestras Palabras amorosas, El necesita de nuestras alabanzas de adoración y de gratitud, son como perfume agradable en Su presencia.  La oración siempre es valiosa para Dios, y no importa en que hora. Por la mañana, por la tarde o por la noche. Yo por mis obligaciones diarias, a veces oro por la mañana, otras en la tarde y otras en la noche. A veces me levanto de madrugada  y oro por unos minutos bien intensamente y le pido a Dios me de fuerzas para poder soportar la rutina diaria o bien solo le doy las gracias por un día más de vida.

 Hay tantas cosas y motivos por los cuales orar. Empieza por ti misma,  pide a Dios te dé sabiduría para manejar tu  hogar. Pide a Dios que te ayude a ser una buena madre, una buena esposa, una mujer de Dios que sea ejemplo para sus hijos. Yo pido en abundancia, no hay pecado en pedir. Yo pido a Dios que me ayude en la cocina, que me de gracia en hacer el aseo, que me ayude en el planchado. Son detalles que a veces no nos agrada hacer y que pueden provocar roces en el matrimonio. Y por supuesto le pido para que me llene de su gracia en mi servicio a El.

   Pido por mi esposo, para que Dios le ayude en su trabajo, para que no caiga en tentación, para que sea el esposo que Dios quiere que sea. Le pido por mi esposo, no para me dé algo, sino por lo que es en Cristo y porque Dios me lo dio como pareja y debo cuidarlo y amarlo. 
   Pido a Dios por mis hijos, para que Dios los proteja de accidentes, de peligros en las calles, que le ponga las personas apropiadas en su vida para que los ayuden etc. Pido a Dios por mis amistades, por mis familiares, y por todas las cosas que Dios ponga en mi mente.
   Podemos hacer oraciones cortas y sinceras por cada petición en el transcurso del día. Por la mañana generalmente le pido a Dios me ayude a vivir llena de su gracia. Debemos orar por nosotras como mujeres, ser un poquito egoístas y empezar por la casa, es decir tu misma. Está comprobado y estoy segura que me dirás que si, que cuando las mujeres andamos contentas en la casa,todo funciona mejor. Independiente de que si hay un marido molestoso, si la mujer anda en comunión con Dios, su paz recaerá sobre los hijos primeramente y ellos sentirán una seguridad grande en sus vidas.

   Jesucristo está disponible todo el tiempo para nosotras, no tenemos que hacer citas, no tenemos que esperar semanas para que nos reciba, es ahora, en este mismo instante en que lees que te dice: Hija mia, aquí estoy con mi oído inclinado hacia tí. No desestimes tus palabras, no pienses ni siquiera por un segundo que Dios no valora tus oraciones. Eres  valiosa para Dios y nunca digas que no te escucha. El nos ama, y desea manifestarse a tu vida. En la medida que empieces a orar, empezarás a notar grandes cambios si tan solo oras con la seguridad que tus peticiones son escuchadas. Si tus oraciones no son respondidas al momento, espera con alegría y gratitud que nuestro Padre responderá en el tiempo justo, y a veces hasta los “no” de Dios son para nuestro beneficio. No te desesperes, todo llega a su tiempo y nunca Dios llega tarde. Haz lo que hago yo, puede ser gracioso, pero cuando no tengo deseos de orar, me pincho la piel y me digo: “carne, a orar, que Dios nos espera”. Dios te bendiga mucho.

La oración, y la regla de oro

Mateo: 7 7 Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. 8 Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá. 9 ¿Qué hombre hay de vosotros, que si su hijo le pide pan, le dará una piedra?10 ¿O si le pide un pescado, le dará una serpiente? 11 Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre que está en los cielos dará buenas cosas a los que le pidan? 12 Así que, todas las cosas que queráis que los hombres hagan con vosotros, así también haced vosotros con ellos; porque esto es la ley y los profetas.

Si deseas contactarte conmigo para peticiones de oración, escríbeme a ccvilla@msn.com

 

 

 

 

 

 

[ Back ]

 
Inicio|Biblia en línea|Estudios Biblicos|Foro Cristiano|Testimonios|Quienes Somos