| | | | |  


MAYORDOMÍA DEL TIEMPO

Por Gustavo M.F.

¿Has reflexionado últimamente lo que haces con tu tiempo?, ¿cómo lo administras?. Se dice que el tiempo es un recurso no renovable y por más que tratemos de detener su paso, este transcurre de forma inexorable, y aún más, dejando huella en cada uno de nosotros los seres vivos.

Por lo general no tenemos conciencia del tiempo, y muchas veces solo nos damos cuenta que este ha transcurrido cuando vemos sus huellas en nuestro cuerpo, al mirar una fotografía de antaño donde lucimos más joviales, al visitar al amigo o pariente a quien hacía mucho tiempo no veíamos, al observar a los hijos crecer, en fin, hay muchas maneras como la vida nos muestra que el tiempo transcurre sin detenerse, pero ¿cómo he utilizado mi tiempo?.

Como hijos de Dios, somos responsables de administrar nuestra vida entera de manera correcta, de forma tal que glorifique a Dios “7Porque ninguno de nosotros vive para sí, y ninguno muere para sí. 8Pues si vivimos, para el Señor vivimos; y si morimos, para el Señor morimos. Así pues, sea que vivamos, o que muramos, del Señor somos. 9Porque Cristo para esto murió y resucitó, y volvió a vivir, para ser Señor así de los muertos como de los que viven” Romanos 14:7-9

Como hijo(a) de Dios ¿vives para Él?. No deja de sorprenderme que hoy día muchos que se dicen Cristianos aducen no tener tiempo ni siquiera para orar, ya no se diga leer y mucho menos meditar la Biblia y por supuesto menos tiempo tienen para evangelizar, estamos llenos de compromisos, la escuela, la Universidad, el trabajo, la familia, etc., sencillamente ¡No hay tiempo!. ¿Es tu caso?.

La Biblia enseña que Dios creó el universo en 6 días, y el séptimo descansó, así que a los hombres ordenó dedicar un día al reposo, este fue el día séptimo “8Acuérdate del día de reposo para santificarlo. 9Seis días trabajarás, y harás toda tu obra; 10mas el séptimo día es reposo para Jehová tu Dios; no hagas en él obra alguna, tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu criada, ni tu bestia, ni tu extranjero que está dentro de tus puertas. 11Porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, el mar, y todas las cosas que en ellos hay, y reposó en el séptimo día; por tanto, Jehová bendijo el día de reposo y lo santificó.” Éxodo 20:8

Es decir que Dios ha cuidado del hombre al grado de obligarlo a tomar un día de reposo. Sobre este particular, la Biblia enseña que es el séptimo día que coincide con el Sábado, este nombre proviene de Sabath que significa reposo. De hecho el guardar ese día físicamente ha sido motivo de contienda entre los cristianos al grado que se ha convertido en una gran diferencia doctrinal entre las Iglesias. Hay quienes literalmente toman el sábado como el día de reposo y reunión, y otros, la gran mayoría toma el Domingo por ser el día en el que resucitó Jesús y porque los apóstoles también se reunían ese día “7El primer día de la semana, reunidos los discípulos para partir el pan, Pablo les enseñaba, habiendo de salir al día siguiente; y alargó el discurso hasta la medianoche” Hechos 20.7.

El hecho digno de resaltar, es el cuidado de Dios para con el hombre, a quien ordena reposar, es decir que cada cual debe tener su Sabath. Respecto del día Jesús responde: “23Aconteció que al pasar él por los sembrados un día de reposo, sus discípulos, andando, comenzaron a arrancar espigas. 24Entonces los fariseos le dijeron: Mira, ¿por qué hacen en el día de reposo lo que no es lícito? 25Pero él les dijo: ¿Nunca leísteis lo que hizo David cuando tuvo necesidad, y sintió hambre, él y los que con él estaban; 26cómo entró en la casa de Dios, siendo Abiatar sumo sacerdote, y comió los panes de la proposición, de los cuales no es lícito comer sino a los sacerdotes, y aun dio a los que con él estaban? 27También les dijo: El día de reposo fue hecho por causa del hombre, y no el hombre por causa del día de reposo. 28Por tanto, el Hijo del Hombre es Señor aun del día de reposo.” Marcos 2:23, La Escritura nos muestra que los discípulos del Señor se reunían el primer día de la semana, pero también enseñaban en sábado puesto que era el día de reunión de los Judíos “14Ellos, pasando de Perge, llegaron a Antioquía de Pisidia; y entraron en la sinagoga un día de reposo (s{abado) y se sentaron. 15Y después de la lectura de la ley y de los profetas, los principales de la sinagoga mandaron a decirles: Varones hermanos, si tenéis alguna palabra de exhortación para el pueblo, hablad. 16Entonces Pablo, levantándose, hecha señal de silencio con la mano, dijo: Varones israelitas, y los que teméis a Dios, oíd:” Hechos 13:14-13

Lo que debemos aprender del ejemplo apostólico, es que aprovechaban las oportunidades siempre para predicar y enseñar, pues escrito esta “Pues si vivimos, para el Señor vivimos”. Así que pregúntate en este momento, ¿Cuánto de tu tiempo, dedicas a Dios cada día?. Cuatro son tus responsabilidades básicas que fortalecen tu vida espiritual:

1.- Oración, con un poco de buena disposición podrías iniciar tu día orando, aun antes de abrir los ojos cada mañana, y podrías si lo quisieras orar mientras caminas y vas rumbo a tus actividades cotidianas.

2.- Meditación de Su Palabra. Si haces un ínfimo esfuerzo, podrías leer por lo menos un capitulo de la Biblia cada día, en forma sistemática es decir iniciando en Mateo 1:1 y al terminar Apocalipsis, iniciar Génesis 1:1. No necesitas más de 5 minutos de los 1,440 que vives día a día. Una vez que vayas de camino a tus actividades puedes meditar lo que liste.

3.- Evangelismo(predicación, testimonio, buenas obras, etc.). Quizá te da pena hablar de Dios, o te sientes torpe o falto de habilidad, pues bien, comienza dando un buen testimonio con tu propia vida, permite que la Luz de Cristo brille a través de ti, muestra la diferencia que Cristo ha hecho en ti, se ejemplo, no olvides que los hechos dicen más que mil palabras.

4.- Congregarse. La alabanza congregacional donde compartes tu fe con otras personas que al igual que tu aman a Dios es una rica bendición, y ya sea el sábado o el domingo o aun entre semana, disponte a participar de las actividades de la congregación que alban y glorifican el nombre de Dios. Se puntual y participativo, si tu Iglesia tiene actividad matutina y vespertina el Domingo o el Sábado (que generalmente son tus días libres), asiste, participa, apoya, tu presencia es de bendición, y serás bendecido por Dios.

Dios en su infinita misericordia permite que diariamente contemos con 24 horas de tiempo, adminístralo para Dios.

Bendiciones

¿Tienes alguna opinión de esta página? ¿Te fue de bendición? Te invito a manifestarlo en nuestro foro de conversacion AQUI

 

 

 
Inicio|Biblia en línea|Estudios Biblicos|Foro Cristiano|Testimonios|Quienes Somos